Outsourcing para las pequeñas empresas

En el pasado, las compañías grandes adquirían las empresas más pequeñas que eran proveedores de los servicios que ellos no ofrecían, pero esta cambio y se ha dado paso a una nueva era, la “subcontratación”.

La subcontratación es el acto de la “externalización” de los servicios que podrían ser llevadas a cabo por otros empleados disponibles de otras empresas que se encuentran en el mismo país o internacionalmente. Cuando los servicios se subcontratan a otro país por lo general se conoce como subcontratación internacional.

El fenómeno de la subcontratación ha estado alrededor desde hace un buen tiempo, pero ahora está tomando un giro global pues muchas

empresas están introduciendo este concepto en sus negocios. La subcontratación externa ha sido parte de las grandes empresas desde hace años pero con el tiempo las pequeñas empresas también han descubierto las ventajas que podrían obtener mediante la subcontratación de algunos de sus trabajos. Todas las empresas, independientemente de su tamaño, ya sea pequeñas empresas, empresas medianas o las grandes pueden subcontratar sus negocios.

Las compañías tienen diferentes razones para la internalización de sus servicios, el más peculiar es el bajo costo de la mano de obra ya que no proporcionan beneficios de trabajo y hay menos gastos en general. Otros también incluyen la especialización, aumento de las ganancias y la productividad y, además, el precio de la subcontratación con empresas ubicadas en otros países es más barato.

La subcontratación internacional es muy común en India y China. La subcontratación también permite a las empresas prestar más atención a otras situaciones en torno a sus negocios. Esto es especialmente beneficioso para las pequeñas empresas ya que tienen mucho trabajo por hacer con una cantidad limitada de empleados. También se beneficiarán pues las empresas implicadas en subcontratación son muy eficientes y disponen de las últimas tecnologías.

Al principio, eran muy pocos los servicios que solían ser subcontratados, pero con el tiempo han ido aumentando, y continuaran aumentando. Qué se puede subcontratar depende de cada empresa. En general, cualquier trabajo que requiere el uso de Internet podría ser subcontratado. Las grandes empresas suelen subcontratar Recursos Humanos, Comunicaciones, Mercadeo, la nómina de empleados, centros de llamadas y servicios de correo electrónico. Un ejemplo es la asociación firmada por las compañías Cramberry y Sage Software para el relanzamiento del sitio web especializado en Software de Nóminas.

Para las pequeñas y medianas empresas, la necesidad de externalizar generalmente es para tareas tales como tecnologías de información, desarrollo de software, nóminas, contabilidad y ventas. La “externalización” o subcontratación de estos servicios ayudan a las pequeñas empresas a ahorrar dinero en reducción y control de costos.

El Grupo Artemus es una pequeña empresa que subcontrató su página web y el mantenimiento del sitio a la compañía MyGlobalStaff.Com. Blac y Otus de Boston subcontrato las funciones de Tecnologías de Información para la consolidación de esas funciones y Emerson subcontrata sus servicios de contabilidad a la compañía Hi-Tech Accounting, para nombrar sólo unos pocos ejemplos.

Las empresas que prestan estos servicios son eficientes, tienen la experiencia y proporcionan mano de obra especializada. El trabajo a realizar es por comisión y estas compañías se hacen responsables de los trabajos que no hagan correctamente o que no se terminen. No obstante, hay que tener en cuenta que la subcontratación tiene sus desventajas.

 

Relevent content: 

Vender en internet (6 Septiembre 11)

Flash presentation (29 Junio 11)

Diseño gráfico (29 Junio 11)

Diseño web (29 Junio 11)

Digital Jobs 4 Africa (10 Diciembre 12)